Yoga


YOGA & MUCHÍSIMO MÁS:

Esta es una tarea que me daba miedo, cómo hablar de Yoga cuando ya lo han hecho tantos y tan bien, cuando he paseado por sitios de Yoga y siempre lo describen y explican con las palabras exactas. Me sentía intimidada, de hecho, mientras construía este sitio web, este momento de escribir sobre Yoga, me hacía temblar.

Yo empezaría citando a B.K.S. Iyengar y luego me atrevería a exponer lo que para mí significa. En el prólogo al libro de su hija y alumna, Geeta Iyengar (Yoga para la Mujer. Editorial Kairós), nos deja escrito:

El Yoga ocupa un lugar único en la búsqueda de la realización del Si-mismo y a través de ella  de la realización de Dios. Nuestro cuerpo es un depósito de las facultades de la mente, de la inteligencia y del alma. A fin de liberar el cuerpo del amasijo de enfermedades , se han de transformar los problemas emocionales de la mente y el agitado intelecto hasta alcanzar un plano de consciencia perfecta, carente de prejuicios y dualidades. Sólo entonces el cuerpo del practicante se convierte en una morada digna para que esa consciencia resida en él.
B.K.S. Iyengar.

Y entonces me relajo, porque es cierto, porque las bondades del Yoga están descritas en infinidad de libros y  tratados.

Para mí el Yoga realmente supuso ese prepararme para estar más cerca de mí. Supuso ir poco a poco aprendiendo las asanas, admirándome de la respiración, estudiando la filosofía y la tradición yógica india; supuso comprometerme y convivir en mi día a día con una práctica al principio desde una exigencia conmigo misma, y poco a poco, desde otro lado; un lado que se me mostró de manera sutil, lenta, pero contundente que la única forma de eliminar el sufrimiento es con amor hacia mí misma. A medida que iba practicando mis mente parecía aflojarse en ciertos puntos, parecía rendirse al movimiento, al tandem entre mi cuerpo y la respiración; me dí cuenta de que había aprendido a silenciarla, a hipnotizarla con la danza perfecta entre movimiento y respiración.
Y mi cuerpo me lo agradeció, abrió físicamente espacios herméticamente cerrados, me permitió ir más allá de mis propios límites y me enseñó a enseñar. Multiplicó por mil mi sensibilidad y mi percepción de los cuerpos y lo que ocurre en ellos, empezando por el mío.

Es cierto que la práctica de Yoga requiere una rutina y una disciplina para ver los resultados, es cierto también que a veces es duro, durísimo y da miedo romper lo que intuyes que determinada “asana” va a romper dentro de tí, no física, sino emocionalmente. Porque lo sabes de antemano, por eso nos resistimos y sin embargo, la recompensa llega. Sin forzar, sin exigir, sólo tomándonos en serio y respetando los tiempos de cada uno. Todo llega, pero sin duda, como dicen los Maestros Yógicos el Yoga es 1% teoría y 99% práctica. “Practice and All is comming”. Y hay que practicarlo, hay que practicarlo con respeto, con amor y con curiosidad por esta disciplina, pero sobre todo con amor y curiosidad por uno mismo.
Llegar al Yoga es un regalo, sin duda, siempre en el momento oportuno.

Así que si tenías dudas o pereza (que no nos lean), acércate y déjate acompañar. Confía, practica, que todo llega.diciembre

Mi práctica particular es el Ashtanga;  y me adentré en el Yin Yoga como complemento absoluto del dinamismo de la Vinyasa.
Con lo cual mi propuesta más puramente yóguica pasa  de un extremo a otro, con su estadio intemedio: puedes practicar conmigo, según tu necesidad, tu experiencia, curiosidad, estado físico (y mental), estado gestacional (trabajo con embarazadas)…

  • Ashtanga
  • Hatha
  • Yin Yoga

Con las mujeres embarazadas, el trabajo es diferente. La práctica que propongo no es absolutamente yoga: intercalo mucho espacio de consciencia corporal y respiración consciente, de una manera sutíl, mientras se van realizando las asanas. Me interesa ayudaros a sentir los micromovimientos del bebe dentro de vosotras, su búsqueda de espacios donde relajarse ( si, si, también él/ella ahí dentro) su felicidad y su agradecimiento cuando nosotras creamos y respiramos ese espacio.
Esta es una práctica seria, muy respetuosa, pero sobre todo muy hermosa.

  • Yoga con embarazadas.

Quiero ofrecer también la posibilidad de clases de yoga particulares para personas que estén en procesos de rehabilitación, tanto física como emocional. Más que clases de yoga, será un trabajo de movimiento consciente y escucha corporal, basada en las posturas del yoga y en todo el trabajo corporal que vengo investigando y desarrollando

  • Sesiones de Movimiento consciente individuales.