Masajes, talleres

Micro Taller de Masaje Ayurveda

Martes 25 de abril a las 18.30 hs.

Una vez al mes, vamos a realizar estos talleres, serán nuevos cada vez, o la continuación del anterior en función de las personas que asistan, un espacio para dar y recibir.

Micro taller de acercamiento al masaje ayurveda. Será algo muy básico y eminentemente experimental. Una metodología de práctica inmediata dos a dos. 

La idea surgió de la curiosidad de muchas de las personas con las que vengo trabajando a través de esta técnica.
Suelen parecer algo complicados los movimientos que realizo, mientras doy el masaje y al mismo tiempo,los resultados de alivio y apertura son algo fácilmente alcanzables y muy claramente perceptibles para la persona que lo esta recibiendo.
Por esto me gustaría compartir alguna de las técnicas más sencillas y útiles para que podáis probar y comprobar la facilidad con la que cualquier persona puede manejarlas y beneficiarse de ellas.

El taller está planteado como algo entretenido que supondrá aprender a manejar con facilidad alguna maniobra del masaje tradicional ayurveda, un tiempo de disfrutar y de compartir, un espacio para jugar con el cuerpo y con nuestra intuición.

frida-y-el-cuerpo                    El planteamiento es sencillo:

  • Cuánto tiempo: Una tarde, aproximadamente una hora  y media.
  • Quienes: Cuatro personas únicamente.
  • Contenido: Principios básicos y beneficios  de la medicina ayurveda aplicados al masaje. Respiración e importancia en el tratamiento. Prácticas de contacto dos a dos.
  • Lugar: El Up. Calle Trafalgar, 48 3º interior.
  • Cómo: reserva tu plaza a través de mi teléfono, facebook o formulario de contacto en el blog.

No hace falta que tengas ninguna experiencia en masajes, únicamente que tengas curiosidad por probar, por aprender y ganas de sentir un poco más allá de lo habitual; experimentar lo que nos aporta el contacto consciente con otra persona y descubrir nuestra capacidad para comprender y seguir las señales que el cuerpo manda.

Si estás interesado reserva tu plaza, sólo seremos 4 personas. Y lo haremos el último martes del mes de abril.

 

Te espero

Anuncios
Masajes

Presencia y Atención

En unos días, ya no son semanas, ni un mes, ni un sueño en mi cabeza… sino que es tan real como que en dos días comienzo a trabajar en un espacio que antes de habitar ya siento como mío.
Un espacio luminoso y diáfano donde materializar algo con lo que vengo soñando desde hace tiempo, dándole forma en mi cabeza, imaginando cómo sería dedicar al 100% mi tiempo a trabajar con el cuerpo, para el cuerpo y a través del cuerpo, para acompañar a las personas en un recorrido interno, en una toma de conciencia más honda, no sólo del propio cuerpo (a través de la escucha  serena y quieta de este); sino de las propias emociones y patrones de comportamiento que hemos ido incorporando a nuestro vivir.
Cada masaje, cada contacto es para mí un viaje. Un viaje y un diálogo del que soy contertulia, asistente y aprendiz. Un viaje que sé donde comienza pero nunca dónde me lleva, algo sencillo y profundo que dirige mis movimientos como explorando un lugar recóndito y nuevo, un lugar aún con recelo al tacto de mis manos, pero con la curiosidad suficiente como para confiar. Es desde esta confianza que el cuerpo se entrega, se rinde a lo que de alguna manera ansía desde hace tiempo. Y es aquí que esta técnica fina y discreta opera mágicamente abriendo un canal sensitivo e intuitivo a través de un toque consciente.

Como terapeuta he comprobado que es esa presencia y esa atención en el contacto lo que facilita y simplifica todo el proceso. Cuando la persona siente que hay un cuidado, un respeto, una delicadeza en la manipulación, un cariño (por qué no) se eliminan los obstáculos que a priori pudiéramos poner.

Es a través de la calidad del contacto que traemos la conciencia al cuerpo.

Y es que creo sinceramente que ese momento durante el masaje en el que estás tumbado, entregado y confiando en otra persona, es un momento único; un momento en el que sólo existes tú, todo lo que ocurre es para tí y está dentro de tí. Un momento en el que nada de lo habitual tiene cabida y ocurre un fenómeno insólito: estás sólo contigo, escuchándote como nunca, sintiéndote desde dentro hacia afuera, tal vez recordando algo, tal vez intuyéndolo, tal vez simplemente siendo consciente por primera vez de como el recorrido de tu respiración acaricia tus órganos, tus huesos, tus tejidos y los llena de vida.

Me gusta pensar que en el fondo estamos necesitando reconectarnos con eso, volver a conmovernos con lo que somos y hemos sido siempre, con lo olvidado, con la necesidad de volver a ese lugar común dentro de nuestro corazón; me gusta pensar que con mis manos (y pies) consigo escoltar a los valientes hacia ese viaje a su interior.

Por eso este martes surge algo grande…. algo que dejo salir.

Masajes

Inauguración 7 de marzo

A partir del próximo día 7 de marzo.
Todos y cada uno de los martes, desde las 14.00 de la tarde hasta las 20.00, me propongo ofrecer un nuevo espacio de acompañamiento; una sala luminosa y en calma donde trabajar con nuestro cuerpo.
Hasta el momento he ido trabajando con gente de manera más intermitente, pero tener este sitio de manera más permanente me ofrece la posibilidad de plantear el trabajo corporal como lo concebí en origen, como una labor continuada en el tiempo, una exploración y toma de contacto que avanza progresivamente y realmente ofrece respuestas, para lo que es necesario una constancia y dedicar el tempo que cada uno necesita.
Nunca ha sido mi idea comenzar un trabajo y después dejarlo abierto, en el aire hasta quien sabe cuándo. Para mí el privilegio de tocar a alguien, conlleva el máximo respeto también ya que estoy manipulando un cuerpo y todo lo que existe en él, dentro y fuera, más y menos obvio…Mi idea propósito es acompañar en la odisea para re-habitarnos, para recuperar el sentir propio de cada uno, a través de un trabajo de masaje delicado, profundo e ininterrumpido; escuchando atentamente lo qué la realidad de nuestro cuerpo nos pide (tan alejada a veces de lo que esperábamos) y concediéndonos el tiempo para poder interpretar los mensajes de éste.
Y es que la experiencia con los masajes me está mostrando que cuando alguien se acerca a esta manera de trabajar, cuando se siente la curiosidad de conectarse con uno mismo a través del cuerpo, es porque comienza a despuntar la certeza de que una desconexión “confortable” nos expone a mayores dolores y nos está limitando en nuestro crecimiento a la vez que incrementa sensaciones de angustia y de desgaste físico y emocional. ES entonces que comenzamos en algún punto,  a estar incómodos y ese ruido encubierto al que parece que nos habíamos acostumbrado, va dando la cara, se hace presente como ruido, como un crujido, se manifiesta cada vez más irritante… y después el estallido .
Y las personas llegan a mí queriendo probar el masaje, con algún dolor o contractura, con curiosidad por el tipo de masaje, por recomendación… Y la gran mayoría de vosotros acabáis descubriendo un canal de acercamiento a vosotros mismos desconocido y sencillo. Y aunque no siempre es el momento para un trabajo más profundo, después de las sesiones vuestras devoluciones son que os sentís más abiertos (y aquí cada uno explica su sensación, su sentimiento), como con la posibilidad de decir las cosas desde otro sitio…
Es magnífico poder continuar trabajando a largo plazo; plantearse un tratamiento con continuidad, hasta alcanzar lo que uno necesita; poder ser constantes en algo que es una manera de adquirir salud, sin que acercarse y beneficiarse de ello  suponga un bofetón a nuestra economía.
Por esto desde la sala el Up, mi propuesta se acerca a todos y está abierta a toda clase de pactos.
Precios más asequibles, bonos de sesiones proyectadas en común con un objetivo definido, trabajo individual de rehabilitación y también  movimiento consciente individual, y cualquier propuesta equitativa que se nos ocurra.

Quiero probar nuevos modelos que permitan a todos estar satisfechos, que nos permitan a todos disfrutar y comprometernos con nuestra salud, sin que suponga un esfuerzo ingente acceder a las terapias.

De este modo, empiezo comprometiéndome también con mi propio sueño y pudiendo hacer de mi trabajo mi forma de vida, sintiéndome leal conmigo misma y alcanzando a más personas con ganas de escucharse desde ellos mismos y rebasar sus límites.

Este primer mes ofreceré 3combos” de dos masajes de una hora a 35 euros.

Para que conozcas mi manera de trabajar, para que puedas iniciar tu pequeña exploración con mi compañía, para que se lo regales a alguien por “san queremos” por que sí, y porque me apetece… para que atiendas tus necesidades y empieces a priorizarTE….para….
Vamos, para lo que tú quieras.

Ponte en contacto conmigo si esta información llegó a tí y te interesa mi plan.

Gracias a todos los que me sujetáis cerquita de las nubes.

Masajes

El Privilegio de Tocar

Hoy mismo, mientras realizaba un masaje, ocurrió algo que me dejó todo el día, pensando con dulzura en el privilegio de tocar. Fue algo que percibí de su cuerpo, de su piel, de la musculatura de aquella mujer, algo enojada (muy cansada) y que necesitaba por unas horas, parar; algo que guió y acompañó ese tratamiento que ni ella ni yo habíamos empezado con ninguna intención concreta, pero después de que ella se desahogara con palabras, se tendiera sobre el futón y cerrara los ojos… fue el turno de su cuerpo.
Y su cuerpo gritaba cariño, dulzura, ternura, cuidados sin prisas, sin tensión, sin juicio… Era el cuerpo de una niña pidiendo un abrazo. Y durante el tiempo que duró el masaje yo tuve que contenerme para no quedarme una hora, únicamente abrazándole.
El enojo de ella, se traducía en un bloqueo general, pero se localizaba en su tórax, cerrado a cal y canto, protegiendo un corazón acostumbrado a la lucha. Ella me dijo que necesitaba bajar de la cabeza, relajarse un poco, pero no conseguía hacerlo… sólo y exclusivamente porque pensaba que no podía hacerlo. Sin embargo, después de que su cuerpo reconociera mi tacto ( nos vemos cada mes), se entregó. Ella no pudo hacer nada, su cuerpo sabía perfectamente que era ahora o nunca, y su cuerpo lloró. LLoró, gritó, se revolvió, agradeció y disfrutó. Mientras mi regalaba la información necesaria para moverme a través de él, para apoyar el abandono de ese proceso de clausura , de clandestinidad, de enmudecimiento y de ensordecimiento.
No ocurrió nada fuera, los ojos de ella estaban secos… pero el dialogo que entablé por dentro con ella ha sido de los más claros, respetuosos y secretos que he tenido nunca con nadie.
Cada movimiento que hacíamos conjunto, yo lo sentía como un darme permiso para ir más allá, ese cuerpo cambiada de textura, de vibración a medida que avanzaba el masaje. Fue muy valiente y decidió pedirme deshacer los nudos, los miedos, las costumbres… poquito a poco (respirando suave), porque ese cuerpo, al igual que su portadora… tenía miedo. Pero se entregó.

Que la gente me permita acercarme a ella desde un contacto tan intenso, a través de un medio tan íntimo como es la propia piel, el propio cuerpo tendido sin defensa… Es sin duda el mayor regalo que me hacen.
Feliz y agradecida a este cuerpo y su compañera de viaje, que me regalaron una hermosa oportunidad de regalar ternura. Y la sensación que aún a estas horas perdura en mi corazón también.
Gracias inmensas.