Acerca de

Soy Ana.

Soy Trabajadora Social de profesión y he ejercido como tal durante más de 10 años; en distintos proyectos, siempre orientados al trabajo con las personas de manera cercana. Me ha costado mucho siempre mantener entrevistas del modo tradicional, siempre creí que dar espacio a los silencios y observar lo no dicho me ofrecía una información diferente, mucho más valiosa; al mismo tiempo que la persona delante de mí, parecía sentir un alivio y agradecía ese espacio entregado tácitamente.
Me formé después en coaching y he trabajado con empresas y en procesos individuales. Me atrajo la metodología del coaching por la falta de directividad, por el juego dialéctico entre el cliente y él mismo conmigo como testigo únicamente. Sé que hay muchos tipos de coaching (como hay muchos tipos de todo hoy en día), y yo me orienté al descubrimiento a través del propio discurso, de la escucha activa, utilizando diferentes técnicas y metodologías. Creo que no todo sirve para todo el mundo, y también creo que si alguna técnica es efectiva, puedo aprender a usarla en favor del proceso de la persona que tengo delante.

Intercalé el coaching con la danza butôh ( qué me enseñó a verme de otra manera, a sentirme de manera más espontánea y real a  mí misma, me dio alas y raíces a la vez) y con el trabajo de investigación personal sobre el movimiento consciente. Investigué y creé talleres de coaching y movimiento consciente en la naturaleza, aprovechando la energía  y la facilidad de sintonizar con esa naturaleza que forma parte de cada uno de nosotros, el escenario era fabuloso, y no fue difícil.

Me encontró el Yoga, un yoga dinámico, como yo. La práctica del Ashtanga me enfrentó a mis miedos,  me mostró mis fortalezas y clarificó las mil y una formas de autoboicotearme que tengo. Me unió definitivamente a mí misma, me permitió sentirme acariciada por dentro por mi propia respiración, me enseñó a seguir su recorrido a través de mis órganos, de mis huesos, de mi piel, de los espacios huecos dentro de mí; aprendí con paciencia y constancia a quererme y a sacar lo mejor de mí, a interpretar los motivos que modifican mi respiración; me inundó de sueños diferentes, de formas de materializar lo que siempre había intuido. Me ayudó a confiar en mi trabajo como terapeuta y en mi capacidad como tal.

Y en India, me encontraron los masajes. Nunca pensé que me apasionaría de esta manera, pero ya estaba abierta a lo que viniera, y mientras estaba como observadora de un profesor de masaje, supe irremediablemente que tenía que aprender esa técnica. Y así lo hice, aprendí de él, que a su vez aprendió de ella, Kusum Modak, y me adentré hasta la médula. Trabajé en India dando masajes a yoguis y yoguinis; perfeccionando la técnica e intuyendo mi estilo personal, que se alejaba en cierta medida del de mi maestro. Hasta hoy, que me siento feliz movilizando los cuerpos, escuchando respiraciones, viendo como se sueltan suspiros…desatando nudos ( esos mismos que tenemos todos)

Este es un breve resumen de lo que me ha traído aquí. Humildemente intentaré que este espacio hable de yoga, de trabajo corporal, de movimiento, de energías,  de contacto y confianza entre personas…. Que hable acerca de las cosas que he ido integrando en mi vida para entender que mi camino debo transitarlo por aquí, con mi cuerpo y con vuestros cuerpos, acompañando a las personas a sintonizar con ellas mismas sin grandes aspavientos, desde lo más sutil, desde lo que nos acompaña infinitamente, desde lo que hemos dejado de conocer y debemos re-conocer, porque ya está dentro, porque es como respirar, porque es lo que nos da el diagnóstico y nos indica hacia donde navegar, o naufragar, según sea el caso;  que sin duda será nuestro propio “caso”, el que cada uno decida y aprenda a aceptar desde el trabajo amable con uno mismo.

Para conectar contigo, para ayudarte a confiar y a re-conocerte, para acompañarte hasta dónde me dejes y para ser testigo de lo que tú quieras conocer de tí mismo. Para que te conmuevas mirandote a tí mismo y para que no olvides que lo más importante es el amor, que aunque parezca un tópico, empieza por amar lo que uno es.
Para mí, la vía es el cuerpo… y como un cuerpo tenemos todos, te propongo acariciarlo desde dentro.

Gracias

julio
Ilustración Noemí Villamuza
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.