Descubrir y Disfrutar, Uncategorized

descanse en paz

Tengo el gran privilegio de trabajar con cuerpos, escuchándolos como algo más que una estructura osteoarticular y muscular; favoreciendo los micromovimientos y la apertura de espacios escondidos; siendo testigo del emerger de zonas oscuras que dan contenido a las vivencias de cada uno, que dotan de sentido a los propios deseos.
Presenciar esa coreografía donde el silencio se deja escuchar, donde se perciben los desplazamientos sutiles de los tejidos y los órganos mismos, acomodándose. Recordando cada uno ese lugar de origen, volviendo al sitio y al momento antes del la “sordera”, esa manía casi folclórica de vivir a contrarreloj, posponiendo más y más el descanso,  y con ello… alejándonos más y más de la posibilidad de estar en calma, de la oportunidad de habitar nuestro reposo y gozar de él.
Me entristece pensar que la desconexión con el cuerpo tiene mucho que ver con la idea de exigirnos y valorarnos social e individualmente, en función de cuánto hacemos. Costumbre malsana que nos pone en valor 10, en alguna extrañamente sobrevalorada “clasificación” ajena y nos entierra, bajo cero en nuestra propia lista de satisfacción personal.
Reaccionamos con frecuencia cuándo ocurre algo que nos asusta, que nos frena por lo impactante del suceso o por la indefensión momentánea que nos crea. Cuando conseguimos salir del miedo, es ahí entonces, cuando en algún punto lejano de luz dentro de nuestra racional existencia, el parpadeo de lo verdaderamente importante nos hace conectar de nuevo, y sólo por un instante con la verdad más absoluta y conocida… y nos hace sentir absurdos…. ojalá tanto como para no perder de vista ese parpadeo de nuevo.
Me entristece nuevamente, la facilidad con la que olvidamos el salud, la satisfacción, las sensaciones cuando todo va bien, la facilidad para sonreír y estar en modo silencio y calma, la alegría de permaneces en la no competencia, sino en el vivir conjunto y compartido… Esos ratos cenando sin prisa, sentados solos en un banco o café, un abrazo largo dónde no importa nada, una puesta de sol desde tu ventana, el olor del jabón de sándalo en la piel, un beso húmedo de la persona que te vive más de cerca, una llamada o mensaje de las personas que te viven desde lejos… 

beso chimpancés

Después de haber gozado del privilegio de estar sentada en el paraíso mirando al horizonte y de descubrir que es mucho más productivo para mí el no hacer tanto (e incluso no hacer nada), el permitirme escuchar dentro y fuera, el detenerme a reconocer que el ritmo natural del exterior está mucho más en armonía con mi ritmo interior, que no es necesario encadenar acciones frenéticas hasta apagar el día; más productivo y efectivo respetar mis tiempos y necesidades porque me siento más fuerte, descansada y capaz de crear, no me enfermo y me organizo mejor… no me aturullo y decido cómo quiero que se desarrollen mis días, no me frustro tanto si no llego dónde se esparaba… puedo diseñar mi vida lo más cerca posible de mis necesidades y soy consciente de cuándo voy perdiendo fuerza y aparece la tristeza en forma de nudo en mi garganta… dando como resultado espacios de silencio y escucha previos al bloqueo definitivo que hace que sólo pueda vomitar ignorante e irresponsable mi temor sobre otra persona.

Silencio, descanso y aceptación: receta necesaria para no dañar dentro ni fuera.

Y esta entrada viene rendir un homenaje a todas aquellas personas que llegan a mí, antes del reventón… a aquellas personas que han encontrado por un momento el canal de vuelta al origen, y han decidido regalarse tiempo y silencio; y han decretado prioritario el  mimo y la ternura, el espacio de ensamblaje entre ellos y ellos mismos. Para que me sirvan de inspiración y no sea posible olvidar cual es el único lugar desde el que quiero trabajar con esos cuerpos poblados de personas.

Gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.