Uncategorized

Con-moverse

De nuevo en Barcelona, con unas ganas increíbles de comenzar a poner en marcha aquello que dejé pausado.

También como no, deseando mostrar y compartir aquello que en estos meses se ha ido gestando a fuego lento; a base de horas de silencio y mar, con fragmentos de batallas perdidas contra el viento y arrumacos ganados al sol, con cada sensación motivada por un caminar incesantemente y  inacción escogida, a partes iguales. Muchas cosas.

Me llené estos meses: experiencias, imágenes, paisajes de ensueño, gentes increíbles que me acogieron y cuidaron de mí, bailes, músicas, mujeres terapeutas impresionantes que compartieron conmigo su saber hacer, pacientes que confiaron en mí… y momentos de añoranza también, y soledad,  y juergas y dulce de leche¡¡¡…  y como no, me llené estos meses de arena de playa¡¡¡ irremediablemente, como el resto de las cosas que me invadieron.

Me llené también de tiempo en silencio, en soledad, en sosiego. Me creé un lugar dentro y fuera para estar conmigo, para no huir, para desde ese lugar nuevo y desconocido, desde una vida temporalmente de aislamiento de todo lo conocido y amado; mirarme por dentro, poner en práctica el aquí y el ahora. Ser sin obligaciones de tener ni de hacer.

Explorar el movimiento para desatar mis penas y mi tristeza profunda camuflada de mal genio: esto se tradujo en el diseño de unas clases totalmente nuevas para mí, de la certeza de querer poner en marcha sesiones de un trabajo sutil a través de la danza butoh.  Una herramienta que cobra sentido en la medida en la que aprendemos a reonocer el tiempo propio del cuerpo, de cada cuerpo.
Sentir y utilizar como recurso la increíble sensación de confianza y seguridad cuándo te sientes afortunada por hacer lo que haces: esto dio como fruto investigar más sobre el contacto suave, los Masajes Ayurvedas y una técnica nueva que se basa en la escucha del tejido, como complemento terapéutico a los masajes, siendo una técnica no invasiva, suave para el cuerpo y sorprendente para la mente.                                                                Mantener diálogos con una Ana despreocupada y libre, y pasarlo bien en ellos…el resultado de esto es la certeza de querer estar más y más cerca de mí; de conocerme y reconocerme en las cosas que vivo. De aprender a rebajar exigencias. Intentar vivir, penar y sentir de una forma menos rigurosa e inflexible. Bueno, el resultado es comprometerme a tratar de no olvidarlo.

Un marco increíble, que por mucho que intente explicar aquí, queda chiquito y desmerecido con total seguridad. Así pues me limitaré a contar que después de estos meses fuera de Barcelona, mi vuelta está cargada de ilusiones y nuevos proyectos. 
Decidí comenzar poquito a poco, sin  impaciencia, con el tiempo que requieren las cosas para suceder. En breves podré contaros cómo es y dónde está la sala donde comenzaré a dar clases y dónde podré por fin ponerme manos a la obra con los cuerpos cansados y con ganas de mimos. El lugar que he pensado llenar de calma y vaciar de exigencias; decorar con gestos y ambientar con el sonido de mil y una respiraciones.

manos
En unos días, estoy en marcha: el yoga, el butoh, la conscienca sensorial, el ayurveda y los espacios de encuentro. Me siento, con este pronóstico, como no………AFORTUNADA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.