Descubrir y Disfrutar, Ensoñaciones, talleres, Yoga

Ilustración en movimiento. Nueva Fecha

Flow-8Julio

Le dimos mil vueltas en la cabeza, y mil vueltas sobre el papel… y mil vueltas más en conversaciones entre nosotras, conversaciones cada una con nosotras mismas, cada una con cada persona inocente que se le ocurría preguntar en qué estábamos… vamos, un infinito divagar sobre la mejor manera de explicar de forma simple y clara lo que nos había juntado en esta aventura.

Ella, aplicada alumna de yoga y amiga, comentaba que en las clases visualizaba cosas, incluso miraba a otros alumnos y definía los trazos de sus cuerpos, se inspiraba en otros mientras ella misma transitaba de una a otra “asana” (esto es lo que se denomina atención plena en la propia práctica de yoga, jeje).
Para mí, estar cerca de ella casi a diario empezó a suponer retomar una curiosidad acallada desde hacía años, el dibujo… Cogí un lápiz y comencé a dibujar, y encontré tantas similitudes entre lo que me empezó a ocurrir mientras tenía que salirme de los moldes rígidos de mi mente y mi imaginación acostumbrada a la necesidad de hacer algo perfecto que los demás valorasen. Tantas similitudes con lo que desde que empecé a vivirme desde el movimiento, a practicar yoga, a entender cómo se producía cada mínimo desplazamiento dentro de mí, a identificar las barreras que rompí con mi cuerpo, y ahora, con una mina de grafito, las estaba rompiendo de nuevo, pero dentro de mi mente, me liberaba y me hacía feliz a partes iguales. El proceso de aprendizaje es el mismo.
Romper esos moldes, y empezar a plasmar en un papel lo que mis ojos veían en realidad, y confiar, y perder el miedo al ridículo, y dibujar con mi alma, y tomarme mi tiempo, y dedicarme ese espacio con lápiz y papel a mí misma, y sorprenderme…. y haber parado el tiempo un instante…. y haber creado algo que me saca una sonrisa y algo dónde yo reconozco mi esencia creativa, mi plasticidad. Y sentirme feliz.

Juntarnos Noemí y yo ha sido una decisión basada en la necesidad de ambas de compartir nuestras herramientas y nuestra experiencia, las ganas de compartir algo divertido y terapéutico, las ganas de abrir fronteras, de liberar miedos, de traspasar límites físicos y mentales, la ilusión por crear con la estela de un movimiento el recorrido gris plasmado con grafito.
Las ganas de viajar en tandem, por que no aceptarlo.

Yo le decía que hay partes del cuerpo que retienen las memorias más ancianas, las de nuestra infancia contradictoriamente ( que es cuando yo recuerdo que pintaba y no sé cuando dejé de hacerlo); así como hay también musculatura que se contrae y distiende en función de estados de ánimo, pudiendo generar síntomas en un cuerpo, o aliviarlos por el contrario.  Que las articulaciones, si las respiras, las sientes, las habitas, las transitas, las reconoces, las mueves conscientemente, te conectan con algo arrinconado, pero por suerte no olvidado….
Y ella me decía: y si pudieramos aunar eso?, la posibilidad de movilizar el cuerpo, de hacernos con él, de habitarlo de nuevo, de mirarnos desde otra perspectiva, sin juicios, con ternura… y además poder jugar y descorchar la imaginación para dibujarlo?. Demostrar que todos tenemos un artista dentro, que nuestra inspiración está en cualquier lado y sólo debemos tener el valor y perder el miedo a conectar con ella.

Como yo no soy una avezada dibujanta pero sí tenía muchas ganas de recuperar mi memoria de los días en los que me tiraba al suelo con un papel y mil lápices,  insistí en que me convenciera de que mi trabajo corporal y su trabajo plástico creativo podían dar un resultado hermoso.

Y ahora, hoy, ya es un hecho.
Este taller, creado con risas, con cariño, con insomnios, con cafés, con clases de yoga, con mil bocetos, con reuniones y con cenas…es un hecho.

Lo presentamos con cariño, a todos aquellos y a aquellas que tienen ganas de jugar, de jugar a ser libres y despreocupados, a coger un lápiz y reencontrar su artista osado, descarado e indiscreto. A conmoverse con su cuerpo, a descubrir que cada cuerpo es un templo hermoso que mirar desde dentro, contemplar sin juicio, habitar sin deudas, invadir sin dudas.
No hace falta ser un gran artista ni tener nociones de yoga o ilustración… únicamente hace falta de tener ganas de  dibujarse el alma tal y como cada uno lo perciba. De atreverse a sentir.

Además como nuestro boceto de taller era algo muy especial,  sólo lo quisimos enmarcar en Can Camps. Un maravilloso lugar cerca de Barcelona dónde soñar con los tonos verdes de la vida, a cuatro pasos de los tonos de hormigón, es una fortuna. Un proyecto de amigos que anhelan hacer pequeños cambios en su vida para producir grandes cambios alrededor.

Como no había manera de no arrojarse a este proyecto, nos cogimos de la mano y saltamos  confiadas.

Es un regalo para nosotras compartir estas 7 horas y ese espacio, ese tiempo dedicado a cada uno y compartido en un grupo, esos trazos que salen de dentro cual cuadriga desbocada, sin freno (sin juicio).

Gracias a todos/as los que nos habéis animado y a todos los que ya estáis planteando la posibilidad de venir a descubrirlo.

Reservo mi plaza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.